Darwin la toma con los antibióticos

¿Y por qué? Pues porque tomar antibióticos sin receta médica puede resultar catastrófico para la salud de todo el mundo. ¿Cómo están relacionados los antibióticos con la Teoría de la Evolución? Comencemos por el principio.

Lamarck (si no sabes quién era te recomendamos leer este post: https://beautifulsci.wordpress.com/2013/10/07/gollum-y-su-evolucion-lamarckista) empezó a plantear que la vida no tenía por qué ser estática, que podía cambiar, lo que suponía una revolución para la época puesto que todo el mundo llevaba a pies juntillas lo que decía la Biblia (iba a misa, valga la redundancia). Posteriormente, Charles Darwin, como es bastante conocido y después de toda una vida coleccionando conchas y huesos de palomas, así como de observar el pico de muchos pájaros, enunció la teoría que hizo que se descartaran esas ideas religiosas, bajo cuya luz se interpreta toda la vida aún hoy en día y que ha llegado a establecerse como el paradigma vigente: la Teoría de la Evolución por Selección Natural.

Dicha teoría consta de tres premisas básicas:

  1. Todos los seres vivos muestran una variabilidad natural, se parecen pero ninguno es exactamente igual a otro. Además de la variabilidad natural, se producen variaciones al azar. Además estas variaciones pueden pasar a los hijos.
  2. El medio en el que vive un ser vivo supone todo un reto para él: el medio tiene sus características, pero a la vez es cambiante y está lleno de peligros, tanto por parte de otros seres vivos como por factores inertes. Tanto amenazan a un bichito o una plantucha cualquiera sus depredadores como el frío.
  3. La presión que ejerce el medio sobre las poblaciones hace que sólo sobrevivan (y lo que es más importante, dejen más descendencia) aquellos individuos que están mejor adaptados al medio en el que viven en un momento concreto.  Por tanto, las variaciones (producidas al azar) que supongan una mayor probabilidad de supervivencia y reproducción, se perpetuarán en las siguientes generaciones, dado que las características se pueden heredar. Con el tiempo, esto hará que las poblaciones evolucionen, que cambien sus propiedades.

Así, el mecanismo por el cual las especies evolucionan se denomina selección natural, mediante la presión de selección que ejerce el medio sobre la variabilidad natural.

Al contrario de lo que suele ocurrir en ciencia, esta teoría no puede ser comprobada mediante ningún experimento, sino que debemos aceptar que si la primera y la segunda premisas se cumplen, la tercera ha de llegar inevitablemente. Esto ha suscitado muchas críticas, y en la actualidad el modelo está siendo muy criticado. Como ya hemos visto, las ideas evolucionistas supusieron un importante avance para la época, pero dos siglos después las están bastante incompletas y es un paradigma a extinguir. No se duda de que la evolución o la selección natural existan, pero sí se duda de que la selección natural sea el motor fundamental de cambio.

Pero como hemos dicho, existir, existe. Y de ahí que no podamos tomarnos antibióticos cuando nos salga de nuestras reverendas narices (mocosas muchas veces a la hora de tomar este mal prescrito antibiótico). En nuestro organismo tenemos todo tipo de bichos microscópicos, algunos buenos, algunos malos, otros sencillamente viven ahí. Si por ejemplo tenemos un catarro por un virus, lo cual es muy frecuente, un antibiótico sencillamente no funcionará, porque es contra algunas bacterias y no contra virus. Es como usar una freidora para cocer un huevo: sencillamente no  es el instrumento adecuado. Sin embargo, ese antibiótico sí que afectará a las bacterias que viven en nuestro cuerpo: ejercerá una presión de selección contra ellas, y sólo vivirán aquellas que, por azar, por suerte o desgracia, sean resistentes a ese antibiótico. Y si tenemos bacterias resistentes a un antibiótico, significa que en el futuro ese antibiótico no servirá para nada, y habrá que utilizar otro más agresivo, si es que lo hay. Especialmente si tenemos alguna bacteria malota rondando por ahí, podemos crear un serio problema, no sólo para nuestra salud sino para la salud pública, estamos creando nuestros pequeños monstruitos.

Es por eso  también que los antibióticos se toman en ciclos muy largos, para asegurarnos de que hemos erradicado la infección con un genocidio bacteriano. Imaginad ahora una infección cualquiera: después de matar sólo algunas bacterias y de dejar con vida a las resistentes, paramos de administrar el antibiótico y permitimos que las resistentes crezcan. Cuando vuelvan a ser muchas, tendremos una infección mucho peor que la primera.

Así que ya lo sabéis, pequeñas e inteligentes lectoras. Darwin, que era muy listo, nos enseñó hace ya mucho tiempo que sólo se debe tomar lo que prescribe un médico, y de la forma que lo prescribe.  No dejemos de prestar atención a su consejo.

Advertisements

One comment on “Darwin la toma con los antibióticos

  1. Pingback: Fragmentación, metapoblaciones y stepping stones | beautifulsci

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s