Agujeros y crestas importantes: claves de la evolución humana

Cada x tiempo sale una noticia en la prensa diciendo que alguien ha encontrado el eslabón perdido entre el hombre y el “mono”, y que es una revolución para la ciencia, bla bla bla. Mentira cochina, y bien cochina. La evolución humana, como la de cualquier otra especie, es muy difícil de determinar, y lo más probable es que nunca se pueda establecer una línea directa desde un chimpancé primitivo hasta un humano. Por varios motivos: hay diferentes criterios de estudio, no se puede determinar con certeza que no se vayan a encontrar más fósiles, y los que se encuentran son muy parecidos entre sí, además de estar absolutamente incompletos.  Así que, queridas lectoras, la próxima vez que una “journalist” sensacionalista os quiera hacer el lío, decidle que se meta sus grandilocuentes y comerciales frases en su archivo particular.

Mucho más interesante que ver la línea desde la especie A hasta la especie B es ver cómo se interpretan estos fósiles.

Por ejemplo, cada vez que encuentran una parte de un cráneo (muchas veces es lo único que queda), son capaces de decir si el animal en cuestión caminaba a dos patas o a cuatro.¡¿Cómo, por Lamarck?! ¿Sin tener ni un hueso del pie, ni de la cadera? Pues es sencillo: por la posición del “foramen magnum”.

El foramen magnum, o agujero gordo en castellano de andar por casa, es el agujero que hay en la base del cráneo y que sirve para que se inserte la primera vértebra de la columna vertebral, llamada “atlas”. En los humanos, el foramen magnum se encuentra muy “hacia abajo”, puesto que la cabeza se sitúa digamos perpendicular al eje del cuerpo. Sin embargo, en un perro, un cocodrilo o una trucha, el foramen se halla en una posición más “hacia atrás”, puesto que la columna esta paralela.

Veamos las siguientes ilustraciones para aclararnos:

Image

Image

En esta segunda imágen se muestra la diferencia de la inserción de la columna entre un gorila y un humano. Dependiendo del ángulo, podemos saber dónde estaba la columna, y por tanto, el tipo de locomoción que tenía el bicho. ¿Sencillo, verdad?

La mayoría de los fósiles de homínidos oscilan en un ángulo entre el  de un humano y el de un primate actual.

Por otro lado, si seguimos atentas a la segunda imagen, podemos darnos cuenta de que hay otras diferencias marcadas. En los gorilas, la mandíbula está mucho más desarrollada, y tienen algo llamado “cresta sagital” (muy punkis ellos) y otro algo conocido como “cresta nucal”.

La cresta sagital sirve para que se inserten los músculos que necesita una mandíbula tan enorme para funcionar bien, y la cresta nucal se desarrolla cuando se necesitan unos músculos fuertes en el cuello. Evidentemente, nuestra cabeza “descansa” sobre nuestra columna, por lo que nuestro cuello suele ser pequeño y debilucho, pero un señor gorila no puede permitirse tener una estructura tan endeble, y necesita de huesos que la soporten.

Si tenéis perro (o casi cualquier otra mascota) y le rascáis la cabeza, os podréis dar cuenta de que ellos también tienen una pequeña cresta sagital. Estas crestas se utilizan para ver el desarrollo de las capacidades intelectuales humanas. En general, cuanto más se las apañan los homínidos sin usar la fuerza bruta, más pequeñas son las crestas.

La capacidad cerebral también ha ido aumentando poco a poco durante la evolución, aunque el tamaño del cerebro no se correlaciona directamente con la inteligencia. Los dientes también son muy importantes, pero a ellos les dedicaremos otra sección más adelante.

Desde Beautifulsci esperamos que os haya sido divertido, y que no miréis con los mismos ojos cuando veáis un cráneo en cualquier museo.

Fuentes:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s