Fragmentación, metapoblaciones y stepping stones

¿Metapoblaciones?¿Stepping stones? Sí, a veces a las científicas nos gusta poner nombres raros a procesos sencillos para parecer más listas. Sin embargo, como el cometido de este blog es la divulgación, vamos a ponéroslo fácil; y así podremos llegar a comprender, todas juntitas, algunas de las claves para la conservación de los ecosistemas en la tierra.

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos si no queremos cargarnos la única tierra que tenemos (que a veces, juzgando por cómo la tratamos, parece que tenemos dos o tres de repuesto) es la destrucción de los diferentes ecosistemas para darle un uso al suelo distinto del original, ya sea construir una carretera, plantar una mina a cielo abierto o ampliar las tierras de cultivo.

La destrucción en sí misma es mala (seguro que con esta frase os he descubierto un mundo), pero es peor aún si se hace de forma descontrolada. Es decir, hay destrucción caza imperial y destrucción estrella de la muerte.

Lo mejor es procurar evitar la fragmentación del hábitat. No se trata solamente de reducir el espacio que tienen los seres vivos para vivir, sino que con la fragmentación se aíslan unas poblaciones de otras. Esto puede tener efectos muy severos, por dos cuestiones.

La primera cuestión tiene que ver con la calidad genética de una población. A mayor fragmentación, menor es la población, y sencillamente cuanto más pequeña es una población menos variedad de genes (se dice que el pool genético está reducido) y mayor tendencia hacia la endogamia hay. La falta de variedad y los cruces consanguíneos deterioran la capacidad de las poblaciones de ser competitivas en su ambiente (recomendamos aquí leer Darwin la toma con los antibióticos:https://beautifulsci.wordpress.com/2013/10/31/darwin-la-toma-con-los-antibioticos/ ). Que se lo cuenten a la Casa Real Española.

La segunda cuestión se refiere a la Teoría de metapoblaciones, según la cual las diversas poblaciones de una misma especie no funcionan como entes independientes, sino que gracias a las migraciones están conectadas unas con otras y una población es capaz de surtir diversos efectos en poblaciones colindantes.

teoria metapoblaciones

Por ejemplo, si una población se ve drásticamente reducida (pongamos que sufren una plaga de Humanitis cazadorae), las poblaciones circundantes puede actuar mandando “efectivos” de su propia cosecha, haciendo que la población menguada se recupere. Esto se conoce como “efecto rescate”.  Un poco como lo que nos pasa con la población envejecida de Europa.

También, aunque no haya ningún problema, los intercambios entre poblaciones contribuyen a sanear el pool genético de la especie.

Por ello, cuando se habla de tomar nuevas tierras para distintos usos, hay que tener muy en cuenta que no se produzca una excesiva fragmentación, para que puedan seguir produciéndose intercambios entre distintas poblaciones. Podemos tener una misma especie de oso en el norte de España y en Hungría, con lo que puede que sus números totales nos hagan ser optimistas, pero en realidad lo que tenemos dos poblaciones separadas con un alto riesgo de decadencia y extinción.

Estas teorías también nos ayudan a diseñar estrategias de conservación para hábitats que ya están fragmentados. Son muy útiles los llamados corredores ecológicos y los “stepping stones” (que no son piedras saltarinas sino piedras que te ayudan a saltar, como las de un pequeño río). Los corredores ecológicos son franjas de tierra que conectan un hábitat con otro. Las stepping stones son lo mismo, sólo que es discontinuo.

corredor stepping

Ambas estructuras ayudan a que los individuos migren entre unas poblaciones y otras. Con una superficie muy pequeña, lo que nos deja el resto para que lo usemos como nos parezca, podemos mejorar notablemente los intercambios en una especie.

El diseño de los corredores depende en general de las especies que queramos proteger. No es lo mismo un ave que puede volar cientos de km haga sol, llueva o truene, que un escarabajo que sólo puede recorrer unos cientos de metros al día cuando Saturno se alinea con Venus y Marte, abriendo un eje espacio-temporal propicio para una excursión.

Evidentemente, lo mejor sería no reducir ni fragmentar. Pero si nos vemos obligados, mejor que sea con los menos inconvenientes posibles.

Fuentes:

http://www.biodiversidad.gob.mx/corredor/fragmentacion.html

http://www.fcnym.unlp.edu.ar/catedras/ecopoblaciones/TP/Clase%20metapoblaciones.pdf

http://www.biologia-en-internet.com/biologia/revista/divulgacion/metapoblaciones-y-conservacion/

Advertisements